AMEC – ASISTENCIA AL MÉDICO EN CRISIS

Cuando está en juego el cuidado de tu propia salud… ESTAMOS PARA ACOMPAÑARTE

¿Que es AMEC?

El Distrito V del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires puso en funcionamiento el Programa de Asistencia al Médico en Crisis(AMEC) para brindar tratamientos de Salud Mental a colegas con padecimientos psíquicos.
La asistencia, de carácter totalmente confidencial y gratuita, está a cargo de un equipo de profesionales de Salud Mental, psicólogos y psiquiatras, especializados en la atención a médicos.
En coincidencia con la premisa de que «sin Salud Mental, no hay Salud» (OMS, 2004),la iniciativa está basada en experiencias exitosas de programas de atención a médicos, a nivel nacional y mundial.

Cuidar a nuestros médicos es cuidar la salud de la población.

Lidiar cotidianamente para aliviar el sufrimiento humano, tarea fundante de la profesión médica, nos expone a un mayor desgaste de nuestra propia salud, y el consecuente aumento del riesgo de enfermar.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA EMPEZAR A CUIDARNOS

Sin embargo, enfermarnos no es un camino inexorable: existen estrategias de probada eficacia para amortiguar el impacto del estrés ligado al ejercicio de la profesión y reducir los riesgos. Es importante tener en cuenta estos «amortiguadores» desde el inicio mismo del ejercicio profesional. Entre otros recursos, los especialistas recomiendan:

Capacitarnos de forma permanente: Incorporar conocimientos y estrategias reduce la incertidumbre y aumenta la percepción de control y manejo sobre las situaciones críticas que abordamos en nuestra práctica cotidiana.

Estar atentos a nuestro repertorio de defensas: La disociación de las emociones, necesaria para asistir a otros seres humanos en condiciones de sufrimiento, deja de ser operativa cuando se vuelve rígida y estereotipada.
La deshumanización suele ser un recurso fallido para intentar adaptarnos.

Ser empáticos con el sufrimiento del otro, sin identificarnos en exceso: A veces, nos implicamos demasiado con alguna situación porque se conecta con algo de la historia propia, o no toleramos que no está a nuestro alcance cumplir con las expectativas de quienes nos consultan.

Considerar los límites de nuestra praxis: En ciertas circunstancias solemos decir «no pudimos hacer nada», cuando deberíamos expresar «hicimos lo que estuvo a nuestro alcance», ello nos permite aceptar los límites de la praxis médica.

Registrar y evitar la Omnipotencia: No sólo los pacientes esperan «la cura», es muy frecuente que los médicos inconscientemente nos hagamos cargo de esas expectativas irreales.

Involucrar a la familia: Compartir acerca de las exigencias y dificultades de nuestra tarea, sobre nuestras necesidades y frustraciones, además de hacernos sentir comprendidos y acompañados, muchas veces contribuye a prevenir los conflictos familiares, tan frecuentes en quienes abrazamos esta profesión.

Incorporar prácticas saludables en nuestras rutinas: hacer actividad física con regularidad, contar con actividades ligadas al arte, espacios de distensión placenteros, incorporar prácticas de relajación y respiración para reducir y modular el impacto del hiperalerta, producto del estrés.

Compartir con otros la tarea: El apoyo psico-social es un modulador clave del estrés cotidiano. NO TRABAJES SOLO, referenciate con tus pares, supervisores y maestros. Es recomendable contar con un grupo de soporte profesional, incluso sirviéndonos de recursos virtuales de uso frecuente (redes sociales, WhatsApp).

¿Cómo acceder a la AMEC?
En caso de necesitar ayuda, llamar o dejar mensaje telefónico o de Whatsapp al teléfono celular +54 9 11 4435-7478 . El coordinador médico se contactará, bajo un marco de absoluta confidencialidad, garantizando la privacidad del consultante, para orientar y derivar al profesional de Salud Mental.
El servicio de Asistencia al Médico en Crisis es totalmente gratuito para todos los profesionales colegiados en el Distrito V. De los honorarios de los terapeutas se hace cargo del Colegio.